Obtener un certificado de sostenibilidad y eficiencia energética va mucho más allá de las posibles ayudas que ofrecen las instituciones, y generan ciertos beneficios básicos para el usuario. De hecho, estas ventajas son consecuencia de una construcción a conciencia, de las instalaciones adecuadas y de los sistemas energéticos implantados. El objetivo principal en la instalación de sistemas tecnológicos para el control de la iluminación y la monitorización del consumo, como los que ofrece B.E.G., debe centrarse en alcanzar estas ventajas.

Dentro de cada una de estas parcelas de evaluación encontramos diversos parámetros a estudiar, en los que los productos de B.E.G. resultan de gran ayuda a la hora de obtener un certificado de sostenibilidad. B.E.G. ofrece elementos útiles en todas las parcelas, y más concretamente en aspectos tan relevantes como los siguientes. Las mejoras que ofrecen los productos de B.E.G. con respecto a la sostenibilidad de una construcción han quedado avaladas por el GBCe -Green Building Council España-, en una ficha técnica dedicada a los sistemas de gestión de edificios. En este documento es posible profundizar, entre otras cosas, en las aplicaciones de cada producto de B.E.G. a efectos de sostenibilidad de un edificio.

Opciones de certificación

Cada vez es más frecuente la demanda de determinados certificados de eficiencia energética y sostenibilidad. Como veremos a continuación, existen diversas opciones de certificación basadas principalmente en el bienestar y la salud de los usuarios y la reducción del impacto ambiental, que adaptan los requerimientos a todo tipo de edificaciones y estancias.

A la hora de obtener un certificado de estas características, es conveniente conocer qué parámetros se evalúan, mediante qué elementos es posible mejorarlos y cuáles son los principales beneficios de implementarlos. A partir de aquí, es de vital importancia escoger los dispositivos adecuados e instalarlos en función de las necesidades de cada edificio y sus usuarios.

Los sistemas de control de la iluminación y la monitorización de consumos son dos de las aplicaciones que mayor influencia presentan en la eficiencia energética de un edificio. De hecho, interfieren en cuestiones fundamentales para el día a día de los usuarios, como su salud o su economía. Veamos cómo realizar estas instalaciones y cómo reducir su coste mediante posibles subvenciones.

¿Cuáles son las principales certificaciones de sostenibilidad y en qué se diferencian?

Las certificaciones de sostenibilidad en edificaciones se basan en cuestiones como la reducción de consumos, la incorporación de fuentes de energía renovables, el bienestar del usuario y la sostenibilidad de la construcción, entre otros aspectos. Sin embargo, existen diversos tipos de certificados y, por tanto, ciertas diferencias en función de la entidad emisora, las evaluaciones y los objetivos de cada certificación.

En este sentido, cada vez existen más alternativas de certificación y en muchos casos incluso puede resultar interesante combinar diversas opciones. No obstante, conviene conocer a la perfección qué posibilidades existen y entender cuáles son sus diferencias a la hora de escoger las más adecuadas en cada caso.

BREEAM

La certificación BREEAM, que se corresponde con las siglas en inglés Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology es una de las más relevantes y conocidas a nivel internacional. El organismo evalúa las características de la edificación en diez categorías distintas, y otorga una puntuación en función de los resultados obtenidos en cada una de ellas. La valoración de esta certificación de eficiencia energética y sostenibilidad se centra en las distintas fases de una construcción, desde su diseño y edificación hasta su uso y habitabilidad.

LEED

A la hora de valorar la sostenibilidad de un edificio, la certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) es la más recurrente en todo el mundo. Esta certificación lleva a cabo una evaluación global de las edificaciones, y da especial importancia a cuestiones como la construcción ecológica, la eficiencia energética, la salubridad y el confort de las viviendas o espacios de trabajo, además de los consumos hidráulicos y la capacidad de recolección de aguas pluviales.

WELL

En el caso de la certificación Well Building Standard, también creada en Estados Unidos, se trata de un documento que valora la salud y el bienestar de los usuarios. Pese a que puede aplicarse a cualquier tipo de  edificación, su objetivo principal reside en los ambientes laborales y la seguridad del trabajador en este tipo de entornos. De hecho, se trata de la primera certificadora centrada exclusivamente en la salud y el confort, si lo analizas desde un punto de vista del rendimiento de la edificación. A través de su sistema de evaluación, identifica y mide todos los factores que influyen en estos aspectos para determinar la idoneidad de la construcción en este sentido.

VERDE

La certificación VERDE, emitida por la entidad Green Building Council España, es una de las principales certificaciones sobre sostenibilidad y eficiencia energética de todo el territorio nacional. La plataforma hace hincapié en el cumplimiento de las normativas españolas a estos efectos. Su sistema de evaluación va de 0 a 5 en

función del impacto ambiental que evite la edificación analizada en su construcción, uso y habitabilidad. Para ello se estudia, además del consumo y la capacidad de generación de recursos, el bienestar de los habitantes del edificio.

Cada certificadora sigue sus propios procesos

A la hora de optar a cualquier certificación de eficiencia energética o sostenibilidad, son diversas las cuestiones que se evalúan desde un punto de vista medioambiental. En este sentido, podemos identificar hasta seis grandes grupos de evaluación, como son la movilidad, los consumos energéticos, los materiales, el consumo de agua, el ambiente interior y la innovación. Por ejemplo, BREEAM diversifica entre construcciones urbanísticas, viviendas, nuevos edificios, edificios en uso y solicitudes a medida. Además, también se hacen distinciones para cada estancia según el uso que se le vaya a dar —no es lo mismo una oficina que una sala de juntas o una zona de exposiciones— y los elementos que se instalen para su uso diario.

Dentro de cada una de estas parcelas de evaluación encontramos diversos parámetros a estudiar, en los que los productos de B.E.G. resultan de gran ayuda a la hora de obtener un certificado de sostenibilidad. B.E.G. ofrece elementos útiles en todas las parcelas, y más concretamente en aspectos tan relevantes como los que te mostramos a continuación.

Las mejoras que ofrecen los productos de B.E.G. con respecto a la sostenibilidad de una construcción han quedado avaladas por el GBCe -Green Building Council España-, en una ficha técnica dedicada a los sistemas de gestión de edificios. En este documento es posible profundizar, entre otras cosas, en las aplicaciones de cada producto de B.E.G. a efectos de sostenibilidad de un edificio.

Descargar aquí el ebook gratuito de B.E.G. para descubrir todas las ventajas que ofrece esta firma de cara a las certificaciones.