Aseguran los socios de Antana que un equipo de confianza necesita autenticidad y honestidad. Sus proyectos poseen algo de cada una de las personas que colaboran con el estudio, lo que atrae a grandes profesionales y genera relaciones a largo plazo. Un socio es arquitecto y el otro es ingeniero, por lo que se complementan y son capaces de motivar a equipos multidisciplinares de alto valor.

Oficinas, residencias, espacios públicos. ¿Existen diferencias sustanciales a la hora de diseñar cada tipología?

Sin duda. Decía Alberto Campo Baeza que “la arquitectura es belleza con razón de necesidad”. Necesidad de vivir, de trabajar, de relacionarse… Distintas necesidades, distintas arquitecturas. Para diseñar, lo primero es entender qué necesita el cliente y, después, resolverlo de una manera bella. Los requisitos en residencial son distintos que en oficinas. Es más, las exigencias en oficinas difieren de un cliente a otro. No se puede proyectar igual un despacho de abogados que un espacio de coworking. Sería un error diseñar primero y después tratar de amoldar la necesidad del cliente a nuestro proyecto. Escuchar, conocer, entender. ¡Hay mucho trabajo antes de ponerse a dibujar!

Javier Alonso y Luis Chao, Antana
ImpactHub. Transformación de un edificio industrial de 3500 m2 en un espacio de coworking, compatibilizando la flexibilidad que requiere este tipo de usos con un diseño vanguardista

Antana proyecta oficinas centradas en las personas, ¿cuál es el mayor desafío que supone este enfoque?

El mayor reto en los proyectos de oficinas es entender que las necesidades de las personas en su espacio de trabajo cambian. Y, en los últimos años, los cambios se producen de una manera acelerada. Cambios en metodologías de trabajo que impactan directamente en la distribución, la implantación e, incluso, en la tipología de mobiliario. También, cambios en los requerimientos de instalaciones, más potentes, eficientes, silenciosas e intercomunicadas. Finalmente, cambios en materiales y acabados para cumplir los nuevos estándares de sostenibilidad e higiene. Como decíamos antes, nuevas necesidades, nueva arquitectura. Nuestro valor reside en la habilidad para entender los cambios, impulsar su implantación y resolver, de manera bella, las nuevas necesidades de nuestros clientes.

Javier Alonso y Luis Chao, Antana

¿Qué retos plantea la sostenibilidad al diseño de espacios de trabajo?

Desde hace años, la sostenibilidad está en la primera fila de requerimientos de los proyectos de oficinas, desde las primeras fases hasta la explotación del edificio. Está en el diseño de la envolvente del edificio, en el proyecto de las instalaciones térmicas y en la selección de los materiales, acabados y mobiliario. Nuestros departamentos de proyectos, arquitectura e ingeniería trabajan de la mano para minimizar la pérdida energética del edificio y diseñar sistemas altamente eficientes de producción y difusión de calor y frío. Por otra parte, seleccionamos materiales con baja huella de carbono y fomentamos la construcción circular utilizando aquellos susceptibles de tener una segunda vida. Coordinamos y supervisamos la ejecución de la obra para garantizar que ésta se desarrolla conforme al plan de sostenibilidad incluido en el proyecto. Por último, redactamos e implantamos manuales de explotación sostenible en los que detallamos las indicaciones necesarias para que se mantengan los criterios medioambientales en la fase de explotación.

Javier Alonso y Luis Chao, Antana

¿Cómo se consigue expresar los valores de una empresa a través del proyecto?

Como decíamos antes, escuchando, conociendo y entendiendo. Las empresas tienen historia, cultura, valores… y los arquitectos tenemos poco tiempo para entenderlos y trasladarlos a un proyecto. Quizá sea este uno de los retos más interesantes de nuestro trabajo. Además de capacidad de escuchar al cliente, se requiere creatividad, experiencia, mucho trabajo y humildad suficiente para adaptarse a la cultura de la empresa y no al revés.

Javier Alonso y Luis Chao, Antana
Impact Hub

¿Qué nos podéis explicar de las metodologías LEAN y AGILE?

Utilizamos ciertos aspectos de estas metodologías para mejorar nuestros procesos de redacción de proyecto y ejecución de obra. Por nombrar algunos, realizamos planificaciones detalladas en las que todos los agentes involucrados (cliente, equipo técnico, equipo de obra y subcontratas) se comprometen al cumplimiento de los plazos parciales. Replanificamos continuamente para adaptarnos a los cambios que pueda tener el proyecto. Nos comprometemos con la calidad, involucrando en el proceso a empleados y proveedores y estableciendo relaciones a largo plazo con ellos. Detectamos y solucionamos los problemas en origen con el fin de evitar ineficiencias. Trabajamos con producción pull –bajo pedido– y aplicamos metodologías just in time con el objetivo de conseguir cero stock y cero personas ociosas en la obra. Finalmente, configuramos equipos multidisciplinares en los que involucramos al cliente, arquitectos, ingenieros, equipo de obras y subcontratas, controlando semanalmente el trabajo en curso y la resolución de temas pendientes.

Aplicamos estas metodologías y ayudamos a nuestros clientes a implantarlas en sus organizaciones, ya que estos procesos requieren de espacios y mobiliario adecuados: salas para trabajo colaborativo, espacios de comunicación, pizarras tipo kan ban y trabajo en curso…

Javier Alonso y Luis Chao, Antana
Venturex, Azca, Madrid.

¿Cuál es el secreto de Antana para entregar proyectos de cierta envergadura en los plazos acordados?

Proyectos definidos, límite a los cambios y mucha planificación. Nos gusta decir que cada hora de trabajo técnico antes de iniciar la obra equivale a dos en fase de ejecución. Un buen proyecto, con arquitectura definida e ingeniería pensada, ahorra muchas ineficiencias en obra. Por otra parte, incluir en planificación las fechas límite para ciertos cambios ayuda a mantener los ritmos. Por último, planificar y replanificar constantemente involucrando a todas las partes, de tal manera que cada uno se comprometa ante el resto a cumplir sus plazos, permite respetar el plazo global acordado.

¿Cómo creéis que será la oficina del futuro inmediato?

Cada vez más centrada en el bienestar de las personas y adaptada a formas de trabajo más flexibles. Luz, biofilia, acústica, higiene, sostenibilidad, instalaciones eficientes e interconectadas que permitan controlar de manera integrada accesos, ocupaciones, circulaciones y telecomunicaciones… son parámetros que llevan años implantándose y que cada vez están más extendidos.

“Un proyecto con arquitectura e ingeniería definidas, ahorra muchas ineficiencias”

antana